La Navidad está a la vuelta de la esquina y queremos enseñarte a Congelar Marisco para Navidad. Esta es la fecha del año donde más se consume, entre otras cosas marisco. Y ya que año tras año, somos muchos los que no podemos acceder a los precios que suelen alcanzar algunos mariscos, por estas fechas, deciden comprarlo antes de las fiestas navideñas, a un precio mucho más asequible.  Congelándolo una vez preparado, para disfrutarlo en las cenas navideñas, pero… 

¿Sabes cómo Congelar Marisco para Navidad?

La principal Ventaja de Congelar Marisco para Navidad

Pues evidentemente la opción de congelar marisco y pescado que compramos antes de las fechas Navideñas a un mejor precio, es una de las ventajas que hace que mucha gente empiece con sus compras navideñas pensando en el ahorro que les supone comprar un mes antes, ciertos productos como el marisco. Ya que además de que se pueden encontrar algunas ofertas, es seguro que se va a ahorrar buen dinero debido a las subidas que se producen en este sector del marisco fresco en las fiestas navideñas. 

Y, ¿Se puede congelar cualquier marisco?  

Pues la verdad es que por congelar podríamos congelar cualquier marisco, pero hay algunos que bien no se debe o no es muy recomendable.  Por ejemplo, se pueden congelar los Bogavantes, las Nécoras, Langostas, centollos, Buey, Camarón, Vieira, Zamburiña, Pulpo, pero no obstante tenemos o debemos evitar congelar los Mejillones, Almejas o Berberechos y ni se os ocurra congelar mariscos como las Ostras o los Percebes.  

¿Cómo se debe preparar el marisco para congelar?  

Ahora para optimizar el proceso de congelación de los mariscos que has comprado para la cena de Navidad, debes seguir algunas pautas importantes para la conservación de calidad y sabor de la o las piezas.

El procedimiento varía en cada tipo de marisco, por ejemplo, para las Vieiras y Zamburiñas, incluso las almejas, hay que limpiarlos muy bien antes de su congelación. Igualmente con el Pulpo, tenemos que limpiarlo y sacarle las tripas antes de su congelación. Pero en ambos casos se pueden o se deben congelar en vivo.  

Pero por el contrario, los Centollos, Bogavantes, Nécoras, Buey, Camarón y similares, deben cocerse antes de la congelación además de que se recomienda que una vez cocidos se humedezca un trapo de cocina en la misma agua de la cocción y acto seguido se envuelve al animal en un trapo humedecido y después lo envolvemos todo en plástico de cocina para proceder a ubicarlo en el congelador con el caparazón hacia abajo para que no pierda líquido.

Sinceramente, queda como fresco, ni te enteras…

¿Cómo cocer Marisco para congelar?

La forma de cocción, ver nuestra guía de cocción, (enlace), en el caso de los crustáceos, debemos echarlos en el agua fría con 60 gr. de sal por cada litro y unas hojitas de laurel.  Es importante ponerlos en el agua fría si están todavía vivos, que es lo más habitual, porque de lo contrario se le caen las patas.  En el caso de que ya esté muerto, podemos echarlo justo cuando empieza a hervir. 

En ambos casos, en cuanto empieza a hervir empezamos a contar el tiempo de cocción, que dependiendo del tamaño del marisco será más o menos.  Es decir, un Centollo de un kilo necesitará unos 15-20 minutos aproximadamente de cocción, pero las nécoras con unos 8-10 minutos será suficiente.

¿Cómo Congelar Marisco para Navidad que acabamos de cocer?

Antes de meterlos a congelar primero debemos dejarlos enfriar tapados con un trapo por encima.  Después los envolvemos como indicamos anteriormente con el trapo humedecido en el agua de cocción y en plástico o papel film de cocina para proceder después a meterlos al congelador.

También es muy importante el proceso de descongelación, de forma que lo suyo es que se descongele en frío dentro del refrigerador y en un par de días por lo menos.

En el caso de la langosta se puede congelar solo su carne; una vez quitado el caparazón, se guarda su carne herméticamente, lo que le dará más tiempo de vida desde que empieza la congelación. 

Con los centollos, nécoras, buey, etc., insistimos en el consejo de que hay que congelarlos siempre patas arriba, ya que así, se evitará perder el caldo del cacho. 

¿Cómo se congelan las vieiras o las ostras?

Como decía más arriba, la vieira es uno de los mariscos que casi se consume congelado todo el año, su veda es muy corta de tan solo un mes, por lo que la mayor parte de la captura se congela para poder disfrutar de este manjar todo el año.

Es muy importante limpiarlos,  lavando y enjuagando la carne con agua corriente muy fría, para asegurarnos que no queden restos o arena. Después de esto, las escurrimos bien y las guardamos en bolsas de congelación para mariscos, o bien plastificándolas, a poder ser, con sellado hermético, y ya estarían listas para congelar. 

¿Caduca el Marisco Congelado para Navidad? 

Todo los alimentos congelados tienen tiempo de caducidad, y por lo tanto también el marisco.  Una vez guardados en las bolsas herméticas, o en los recipientes, aconsejamos siempre etiquetar los alimentos, para saber con seguridad cuánto tiempo deben estar congelados, aunque más allá del pulpo y las vieiras, el resto se recomienda comerlo antes de un mes.

Siempre se deben respetar los tiempos para que el sabor y calidad del marisco no empiece a perderse. 

¿Cómo se descongela el marisco de manera correcta?

Si ha llegado el día de la cena y es la hora de ponerse manos a la obra en la cocina, es importante dar todos los pasos para descongelar el marisco de la mejor manera. Sobre todo, respetando los tiempos. 

El mejor proceso de descongelación del marisco es en frío. Así que hay que sacarlo un día o dos antes y dejarlo tapado, siempre dentro de la nevera. No valdría, dejarlo fuera de ella a temperatura ambiente, lo que es un error muy común.

¿Se puede descongelar marisco en el microondas? 

Nuestra respuesta es rotundamente no.  El calor del microondas hará que llegue a hervir, y eso solo estropeara la carne y el sabor del marisco

 Ahora, supongo que ya sabes cómo Congelar Marisco para Navidad… ¿No?

Si ya tienes listo el menú navideño de este año, con el marisco como protagonista, solo nos queda desearte, ¡Buen provecho! y ¡Feliz Navidad!