Consejos para comprar, conservar y preparar una merluza fresca. 

Si hay un Pescado que se puede preparar de infinidad de maneras, esa es la merluza fresca.  Sin duda, este pescado es uno de los que más se consume en España. Entre sus propiedades alimenticias, la principal característica, es que cuenta con un bajo contenido en grasa, ya que es pescado blanco. También, cuenta con un nivel alto de proteínas, y vitaminas del grupo B12, B9, B3,B2 y B1, así como minerales como por ejemplo potasio, yodo, magnesio, hierro, o fósforo. Por su cantidad de nutrientes y beneficios, la merluza es perfecta para las dietas de personas convalecientes y perfecta para los más pequeños de la casa. 

Por eso, si quieres saber como cocinar merluza fresca, te contamos todo lo que necesitas saber y te dejamos una exquisita receta de Merluza en salsa marinera. 

Merluza Fresca caramelizada con cebolla

Tipos de Merluza fresca que puedes encontrar en el mercado. 

Merluza europea

La merluza europea es quizás la más consumida en España en fresco, por su carne firme y sabrosa y sobre todo porque es fácil de encontrar en el Mediterráneo. Su época de captura está entre abril y junio. Cuando tengas la oportunidad de degustar esta variedad de merluza fresca, te aconsejamos que sea de pincho, que significa que son capturadas con anzuelo. 

Si hay un sitio en España, donde la merluza europea destaque por su calidad, destacamos las de Celeiro y Burela en Lugo.

Merluza argentina

Esta variedad, se comercializa en congelados, ya que se hace destacar por su alta capacidad de conservación. No obstante, es una variedad muy consumida por toda Europa y en España una de las principales exportaciones.

Merluza del Cabo

La merluza del Cabo se consigue en las costas de Sudáfrica y Namibia. Igual que la argentina, también se suele comercializar congelada. La podrás diferenciar por su color plateado marrón.

Merluza austral

La merluza austral se captura, sobre todo, en Sudáfrica y Nueva Zelanda, y se suele comercializar fresca. Para distinguirla de otras especies, puedes observar su intenso color gris y que se vende sin cabeza.  

Merluza rosada

La merluza rosada como su nombre ya nos indica, si por algo destaca, es por el tono rosado de su exterior, completamente distinta al resto de otras especies de merluzas. 

Los ejemplares de merluza rosada llegan a alcanzar los 2 metros de longitud, y un peso de entre 20 a 25 kg, se suele capturar en el hemisferio sur, y en Europa se comercializa comúnmente congelada en rodajas.

Consejos para comprar, conservar y preparar la merluza. 

Cuando vayamos a comprar merluza, hay ciertos detalles que debemos tener en cuenta para asegurarnos de que la merluza que compramos es de primera calidad

Descartamos las que veamos o notemos pegajosas, con manchas en la piel, las agallas sin color, olor tipo amoniaco y pupilas turbias. 

La merluza de mejor calidad tendrá las agallas rojas, piel brillante, una textura firme y tersa y ojos oscuros.

Para la buena conservación de pescado y marisco, siempre hay que tratar de no romper la cadena de frío. Si no tienes pensado comer el pescado en los próximos dos días lo mejor es congelarlo, pero si no, puedes conservarlo en la nevera sin problema. 

Aunque se suele aconsejar lavar el pescado antes de congelarlo, no es del todo cierto; ya que, al lavarlo, aunque se seque muy bien, se conservará cierta humedad que se convertirá en escarcha en el congelador, haciendo que afecte en su sabor y textura.         Por eso, antes de congelar la merluza recién comprada, puedes envolverla bien en papel film. Así puedes mantener cualquier pescado congelado entre 3 a 4 meses en perfecto estado, para cuando llegue el momento de cocinarlo. 

¿Cómo podemos preparar la merluza fresca?

Ahora que conoces todos estos consejos para comprar, conservar y preparar la mejor merluza fresca, ¿te apetece cocinar una receta de merluza en salsa marinera?

Sigue leyendo y encontrarás esta riquísima receta con la que sorprenderás a todos en casa.

Receta de Merluza fresca en salsa marinera

Para 4 personas

  • 4 lomos de merluza (700 gr aprox.)
  • 250 gr de almejas
  • 18 langostinos o camarones
  • 150 ml de vino blanco (Media taza aprox.)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo y una ramita de perejil
  • 1 cucharada de harina
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Primero, limpia los langostinos. Quita la cabeza, la cáscara, y déjales la colita.  Con ayuda de un cuchillo, haz un pequeño corte y tira del intestino. 

Corta la cebolla fina y pica bien el ajo y el perejil. Pon un poco de aceite de oliva en un cazo y añade todas las cáscaras de las gambas para saltearlas. En cuanto cambien de color, añade un vaso de agua y deja que hiervan durante, aproximadamente, 5 minutos.

Pon una sartén al fuego y vierte un chorro de aceite virgen extra. Añade la cebolla y después el ajo y perejil que habíamos cortado antes y tenemos reservado. Dale unas vueltas y añade una cucharada pequeña de harina. Cuando notes un color suave de la harina tostada, añade el vino blanco y el caldo que has preparado con las cabezas después de pasarlo por un colador. 

Una vez se haya reducido el alcohol del vino blanco, puedes incorporar los lomos de merluza. Sazona con sal a tu gusto y deja que hierva tapado.

Tras 4 o 5 minutos, el pescado estará casi listo y ya podrás añadir los langostinos y las almejas. Tapa la sartén y deja que se cocine durante aproximadamente unos 3 minutos más. Si la salsa te hubiera quedado muy clara, puedes añadir un poco de maicena disuelta en agua, hasta que tenga la textura ideal para tu plato, si tuvieras que añadir maicena, recuerda rectificar el punto de sal. 

Y así en pocos minutos tendrás un plato delicioso y super sencillo de hacer, si no tuvieras merluza, puedes realizar la receta sin problema con otro pescado blanco. 

¡Buen Provecho!