Si te apetece cocinar Cigalas al horno para quedar como un campeón en tu cena de amigos de este fin de semana de celebración del fin del estado de alarma, pero resulta que no tienes ni idea de cómo hacerlas para que te queden perfectas e impresionarlos, no te pierdas esta receta de rechupete que tenemos para mostrarte.

Se trata de cigalas al horno; un plato que podrás preparar en un abrir y cerrar de ojos, y que no necesita que seas un chef profesional para que te queden con el sabor y la textura perfecta.

Este increíble manjar, proveniente de la costa de las Rías Baixas de Galicia, es un crustáceo con cuerpo y textura similar al de la langosta, pero un poco más pequeño y de diferente color. Su apariencia suele ser de color blanca o rosada, o con tonalidades marrones, incluso rojas con tendencia al color naranja.

Una de las cosas en las que es bastante similar a las langostas es que es bastante popular en las cocinas y recetas tradicionales españolas; no solo por su increíble sabor y textura suave, sino porque, prácticamente, puede adecuarse a cualquier receta.

Sin duda, las cigalas son uno de los crustáceos más buscados para preparar mariscadas y demás platos del mar, y con razón, porque su versatilidad viaja constantemente desde el ámbito culinario hasta el nutricional, y viceversa.

¿Conoces los beneficios y propiedades nutricionales de las cigalas?

Este alimento con bajo contenido calórico es uno de los frutos del mar estrella, sobre todo en temporadas navideñas, por su beneficioso valor nutricional; que aporta más de 85 kcal., 17,7 gr. de proteínas, 0.05 gr. de hidratos de carbono, 1,4 gr. de grasas, 105 mg. colesterol, 100 mg. de calcio y 400 mg. de potasio.

Todos estos valores nutricionales están basados en porciones de apenas 100 gramos de cigalas. ¿Te imaginas, entonces, poder agregarlas a tu dieta diaria? Sin duda causaría un gran impacto positivo en tu organismo.

Otros beneficios que aporta el consumo de las cigalas son: el fortalecimiento de los huesos y de los dientes para que se mantengan sanos a causa del fósforo y el calcio; lo que mejora el funcionamiento del sistema nervioso gracias al aporte de potasio que ofrece la cigala.

Asimismo, aporta yodo, que contribuye a la mejora del metabolismo y el funcionamiento adecuado de las células del organismo. Tal vez, el aporte más importante del consumo constante de cigalas es que mejora notablemente el trabajo del cuerpo durante el crecimiento y desarrollo de los pequeños.

Entonces, ¿ya estás listo (o lista) para incluir este manjar a tu dieta e impresionar a los comensales en la cena de este fin de semana?

Cómo cocinar cigalas al horno…

Debido a que las cigalas, así como las langostas y otros crustáceos, están cubiertas de un esqueleto exterior articulado, será necesario limpiarlas muy bien antes de ponerse a cocinar cigalas.

El proceso para hacerlo consta de cepillarlas y lavarlas para eliminar cualquier suciedad que haya captado estando en el mar. Estos restos pueden ser algas, arena, plástico, goma, etc. Por lo general, las pinzas suelen tener de estos restos.

Por otra parte, si acostumbras comprar mariscos para congelarlos y reservarlos para fechas señaladas, asegúrate de dejar las cigalas al menos durante quince minutos, reservadas en un recipiente con agua fría y suficiente sal. Este bol debe ser lo suficientemente grande para que las cubra en su totalidad.

Este paso es vitalmente importante para preparar las cigalas para su cocción. Los ingredientes que necesitarás para la receta de cigalas al horno son los siguientes:

– Sal gorda para colocar una pizca cuando sea necesario; si no tienes sal gorda, puedes utilizar sal común.

– Aceite de oliva preferiblemente, o el que tengas en la despensa.

– Perejil picado (en rama); puedes agregar la cantidad que prefieras.

– Cuatro dientes de ajo.

– Diez cigalas de tamaño medio (esta cantidad es para dos personas, pero puedes agregar el equivalente, según la cantidad de comensales que tengas).

La Preparación de las Cigalas al horno…

Lo primero que tienes que hacer es calentar el horno previamente, a 180º, para que esté listo cuando vayamos a cocinar las cigalas al horno. Después, coloca las cigalas sobre una tabla con las patas arriba y haz un corte justo longitudinal, desde la cabeza hasta la cola.

En otro bol, agrega tres o cuatro cucharadas de aceite de oliva, el perejil, un poco de ajo picado y un poco de sal; remuévelo hasta que la mezcla quede homogénea. Después, sumerge las cigalas y reserva todo durante unos cinco minutos para que tome consistencia.

Mientras tanto, forra la bandeja con papel albal o papel de horno. Cuando haya transcurrido el tiempo, coloca las cigalas una a una para que queden bien separadas; luego mételas en el horno durante 10 minutos o hasta que la cáscara se torne de color dorado.

Para servirlas, puedes agregarle un poco de naranja o limón, salsa tártara u otros complementos. Sin duda, será el entrante o acompañante perfecto de cualquier plato principal que tengas en el menú para después.

¡Se quedarán alucinados!