En los últimos años, se ha hecho campaña a consumir mariscos y pescado de temporada buscando contribuir no solo en nuestra salud y consumiendo productos de mejor calidad. Si no, cooperando a mejorar el medioambiente, respetando los ciclos naturales de, por ejemplo, especies de mar

Respetando los ciclos biológicos de cada especie, contribuimos de manera completamente sostenible y sobre todo sin esfuerzo, a mantener el planeta.

Consumir pescado de temporada no es un mito, a fin de cuentas, es conseguir mejor calidad y sabores. La mejor manera de disfrutar de lo que comemos es respetando siempre el entorno; que es de donde lo sacamos para ponerlo en nuestras mesas.

Pescados de temporada

Todo son ventajas al consumir pescados de temporada

A pesar de todo esto, rara vez vemos la etiqueta de “Pescado de temporada” a algo que no sea en frutas, hortalizas o verduras. Algo erróneo, porque los pescados, igual que los productos cárnicos, cuentan con unos meses al año en el que su consumo es especialmente recomendable y óptimo. De hecho, mejora su aporte nutricional debido a que, respetando sus tiempos, se consigue mejorar su calidad.

No solo eso, los periodos de reproducción de los animales nos permitirán que, durante periodos concretos a lo largo del año, se puede encontrar un a mayor disponibilidad en el merado.

Sin duda, la ventaja de a mayor oferta, menos precio al respetar los tiempos sería real y claro está, otra ventaja más que añadir al hecho de consumir pescado de temporada.

Como ves, respetar el calendario de temporada de los alimentos que ingerimos nos puede traer numerosos beneficios para nuestra salud, a mejorar el medioambiente sin esfuerzo y sobre todo, ayuda a nuestro bolsillo.

¿Sabes qué pescados son los pescado de temporada en este mes de febrero que comienza?

Pescado de temporada en Febrero

Bacalao:

El bacalao es un pescado blanco de agua salada, conocido en todo el mundo y popular en lonjas de nuestro país vecino Portugal.

Todas las especies y variedades de bacalao viven en mares fríos en los que ronda una temperatura de entre 4 y 6 grados, y donde encuentren terrenos lodosos y arenosos. Los bacalaos mas grandes llegan a alcanzar mas de 100kg.

La carne del bacalao es muy valorada en el mundo gastronómico, igual que lo es su hígado; de este se extrae un aceite que cuenta con propiedades para la salud como alto aporte de vitamina A y D y reduce las inflamaciones. Como es un antioxidante natural, también protege de enfermedades oculares, alivia dolor en articulaciones, etc.

Asimismo, es un Pescado de temporada con alto contenido en proteínas, que en el pasado era alimento de la población más pobre. Éstos lo secaban, alargando así, el tiempo que el bacalao se pudiera comer.

Pescados ideales para comer en Febrero

Besugo:

El Besugo es un pescado blanco que habita en aguas saladas, que viven a más profundidad que los lenguados y cerca de acantilados rocosos. Al ser asustadizos su pesca llega a ser complicada.

Aunque hay que decir que no siempre es así, ya que en invierno llega a considerarse pescado azul por su alto contenido en grasa.

Aunque es un pescado típico de Navidad, donde su precio sube desorbitadamente, es febrero la mejor temporada para consumo, siendo de igual calidad y sobre todo, a un precio más reducido.

Siendo en España donde mayor popularidad tiene, hay un recipiente de cocina para cocinar Pescado de temporada que lleva su nombre; la besuguera.

Caballa:

También llamada verdel, la caballa es un pescado azul de tamaño medio. Aunque suele estar disponible todo el año en diferentes tamaños, merece la pena esperar a febrero para disfrutar de lo mejor de este pescado azul.

En los meses de invierno, la caballa permanece en la profundidad del mar; sin embargo, durante la primavera se agrupa en bancos para subir más cerca de la superficie, lo que hace que se facilite su captura. Al contrario de los meses más fríos.

Si algo tiene la carne de la caballa es que es sabrosa y versátil pudiéndola incluir en mil recetas diferentes.

Salmón:

El salmón es un pez de aguas frías, capaz de pasar del agua salada del mar al agua dulce de los ríos únicamente para poner huevos. Es precisamente en esos procesos de migración de las crías de un agua a otra, cuando su carne es de mayor calidad.

Resumiendo, el salmón nace en agua dulce, migra a agua salada y vuelve al río para reproducirse.  

Todavía no hay estudios concretos para determinar cómo se orienta en durante todo este viaje; pero muchos han llegado a afirmar que lo hacen por su olfato reconociendo siempre su río natal por las sustancias.

Una de las curiosidades del salmón y que no muchos conocen es que su color puede cambiar en base al entorno donde se encuentre.

Poniendo un ejemplo, si se sintieran en peligro frente a un depredador, toman el color marrón del suelo o arenoso, o el gris de las rocas. Otro dato es que al ser un pez saltarín el salmón llega a alcanzar una altura hasta los 3 o 4 metros.

Entre los beneficios del salmón, destacamos su alto contenido en ácidos grasos omega-3, grasas saludables que entre otras cosas ayudan a cuidar el corazón y nuestro sistema cardiovascular.

También es un pescado que nos ayuda a bajar el colesterol alto, y a mantener una buena presión arterial.

Estos beneficios pueden llegar a multiplicarse en el aceite de salmón, que es incluso mas rico todavía en ácidos grasos, que ayudan a combatir la trombosis, el alzhéimer o depresión.

La lista de los pescado de temporada, que llegan en febrero es mucha más extensa, y nos faltarían mínimo, 5 post más para abarcarlos todos, ¿sabrías decirnos qué otros pescados entran en la lista?