¿Quieres preparar unos grandiosos Mejillones al Vapor?

El mejillón es uno de los mariscos predominantes en la gastronomía gallega y su plato por excelencia son los Mejillones al Vapor. Por su accesible precio y la posibilidad de encontrarlos frescos durante todo el año, en España existen miles de formas de prepararlos integrando mejillones en mariscadas, arroces, salsas y preparaciones de todo tipo.

Entre todas ellas, hoy os hablaremos de una en particular: mejillones al vapor.  A pesar de ser una receta con muy pocos ingredientes, esta es probablemente la forma más auténtica de disfrutar este famoso marisco bivalvo.

Además, los mejillones al vapor pueden servirse fríos, templados o apenas salidos de la cocción, lo cual los convierte en un plato ideal para cualquier estación, haga frío o calor. Son excelentes como plato principal y también vienen bien para acompañar o como picoteo.

Ingredientes para cocinar Mejillones al Vapor

Para preparar esta receta de mejillones al vapor necesitaremos cinco ingredientes principales.

  • Mejillones,
  • Vino blanco: medio vaso,
  • Agua: medio vaso,
  • Un limón,
  • Un poco de aceite.

Por supuesto que la auténtica preparación de los mejillones al vapor no puede dejar de incluir algunos otros elementos como laurel y sal, incluso un toquecito de vino blanco en el agua.

Esta receta no tiene secretos ni posibilidad de errores, es de lo más fácil y podrás tenerla lista en menos de 10 minutos incluyendo la preparación y la cocción.

El paso a paso de cómo cocinar Mejillones al Vapor…

El primer paso consiste en limpiar muy bien los mejillones  quitándoles el pelo o cualquier elemento que pudiera estar adherido.

A continuación, en una olla a fuego medio ponemos un fondo de agua y un chorlito de vino blanco con un par de hojas de laurel y echamos los mejillones para que se cuezan con el vapor y vayan abriéndose. Cuando estén todos abiertos ya estarían listos para servirlos con un poco de limón o incluso para preparar otros platos como la vinagreta, ensalada u otros.

Últimos detalles

Para la presentación final los servimos en una bandeja o un plato grande con unas rodajas de limón.

Se pueden comer fríos o templados, e incluso también en seguida de hacerlos. Es importante aclarar que el alcohol del vino blanco se evapora rápidamente, por lo cual este plato de mejillones al vapor es totalmente apto para niños y adultos. Si no tenéis vino blanco, podéis reemplazarlo con cerveza, vermut o cava, aunque no es lo más conveniente.

Otras recetas con Mejillón Gallego

Naturalmente esta no es la única forma de preparar los mejillones al vapor. De hecho a continuación describiremos una que se le parece mucho. Se debe comenzar salteando en aceite de oliva, 3 dientes de ajo y una penca de apio sin hojas picados muy pequeños.

A continuación agregamos dos cucharadas de harina y revolvemos bien para integrar todo. Añadimos un kg. de mejillones, el limón cortado en trozos, una taza de vino blanco y una pizca de sal y volvemos a integrar.

El final es el mismo que en la receta original, tapando la olla y dejando cocer por 4 o 5 minutos, para luego servir con un poco de perejil picado y el jugo de la preparación.

Además de los mejillones al vapor, esta variedad de mariscos se puede cocinar de infinitas maneras como al ajillo, en escabeche, a la marinera, etc. De cualquier modo que elijas comerlos, es importante que sean frescos y de procedencia fiable.